Quiche de Bonito



No habíamos terminado con nuestra serie de recetas de bonito. Hicimos bonito encebollado y nos sobró.

Que sobre algo en una receta como esta, es una maravilla. Y lo vamos a demostrar.

El quiche es una tarta salada, que en su elaboración incorpora huevos y nata además del relleno que se desee. El quiche posiblemente más famoso, es el quiche Lorraine, que usualmente incorpora jamón y queso. Sobre el relleno, la imaginación es el límite.

En el que presentamos aquí, la mezcla de atún cocinado con cebolla y pimiento, da el equilibrio adecuado a los huevos y la nata.


Además de los ingredientes mencionados, el pastel se cocina sobre una base de masa quebrada, también llamada pasta brick o masa “brisa”. Esta masa en su origen es una combinación de harina, huevo y mantequilla, que se amasa ligeramente, y que cuando se hornea tiene una consistencia arenosa y crujiente en la boca.




No elaboraremos la pasta en esta receta, ya hemos trabajado bastante haciendo el bonito encebollado, que será lo que de un punto de distinción a nuestro quiche. Usaremos una cualquiera de las que se encuentran envasadas en el mercado.

Ingredientes para 4 personas:

400 gr. de bonito encebollado (ver receta anterior)
200 ml de nata líquida (35% de materia grasa)
4 huevos
Una base de masa “brisa”
Sal y pimienta

Como herramientas “especiales” usaremos un molde de tarta y un puñado de legumbres

Preparación:

Ponemos el bonito encebollado en un colador sobre un bol durante media hora, removiendo un par de veces para que escurra todo el líquido. El líquido es el peor enemigo del relleno de un quiche.




Extendemos la masa brisa que hemos comprado sobre el papel de horno en el que, habitualmente, viene envuelta. Si no fuera así, utilizar una lámina de papel de horno.




Tomamos el papel con la masa y lo adaptamos a la forma del molde de tarta. Esto hace que no se pegue en el horneado, sin necesidad de engrasar el molde.







Colocamos una lámina de papel de aluminio sobre la masa, y perforamos con un tenedor lámina y masa.




Ponemos el puñado de legumbres sobre la lámina de aluminio. Estas dos operaciones tienen por objeto evitar que la masa suba y el fondo se deforme. Se puede evitar poner la lámina y las legumbres,  si vigilamos el horno mientras se cuece y pinchamos más cuando se levanta.


Colocamos una lámina de papel de aluminio sobre la masa, y perforamos con un tenedor lámina y masa.

Dejamos hornear la masa a 190º durante 30 minutos. 5 minutos antes quitamos la lámina y las legumbres para que se tueste un poco el fondo.

Sacamos del horno y dejamos enfriar 15 minutos.
Mientras, batimos los huevos y la nata con una varilla, y añadimos sal y pimienta.




Echamos el relleno sobre el fondo de la masa horneada y lo extendemos bien. Después añadimos encima la mezcla de los huevos y la nata. No importa que rebose un poco sobre la masa, siempre que no sea demasiado y que el papel esté bien distribuido debajo.



Se mete el conjunto de nuevo al horno, y se deja, a 190º, entre 20 y treinta minutos. El quiche saldrá más jugoso y menos sólido si el tiempo es de 20  minutos, y cuajado del todo con 30. A gusto del consumidor

Se puede servir con una ensaladita de tomate. Le va bien.

3 comentarios:

  1. Pues tienen una pinta estupenda las tres recetas de bonito; nunca se me hubiera ocurrido aprovechar los restos del bonito encebollado para hacer una quiche.

    Tengo una duda, ¿Cómo logras que no se queme el borde de la masa quebrada con tanto tiempo de horno? ¿Pones papel de plata cubriendo el borde o tienes otro truco? Tampoco se si pones el horno encendido arriba y abajo o solo abajo.

    Espero con interés tus próximas recetas.

    ResponderEliminar
  2. Hola Maria:Puedes poner la masa en la parte media baja del horno. No se quema tan fácil. El horno se enciende arriba y abajo, para tener un calor homogéneo

    ResponderEliminar
  3. Esta quiche tiene muy buena pinta... Nosotros podríamos aportar bonito en escabeche casero

    ResponderEliminar

Queremos vuestros comentarios y puntos de vista, animaros!!